¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

POLITICA DE COOKIES

Cookie es un fichero que se descarga en su ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario.. El navegador del usuario memoriza cookies en el disco duro solamente durante la sesión actual ocupando un espacio de memoria mínimo y no perjudicando al ordenador. Las cookies no contienen ninguna clase de información personal específica, y la mayoría de las mismas se borran del disco duro al finalizar la sesión de navegador (las denominadas cookies de sesión).

La mayoría de los navegadores aceptan como estándar a las cookies y, con independencia de las mismas, permiten o impiden en los ajustes de seguridad las cookies temporales o memorizadas.

Sin su expreso consentimiento –mediante la activación de las cookies en su navegador–Obes.es no enlazará en las cookies los datos memorizados con sus datos personales proporcionados en el momento del registro o la compra..

¿Qué tipos de cookies utiliza esta página web?

- Cookies técnicas: Son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.

- Cookies de personalización: Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo serian el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, la configuración regional desde donde accede al servicio, etc.

- Cookies de análisis: Son aquéllas que bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos.

- Cookies publicitarias: Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten gestionar de la forma más eficaz posible la oferta de los espacios publicitarios que hay en la página web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Para ello podemos analizar sus hábitos de navegación en Internet y podemos mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.

- Cookies de publicidad comportamental: Son aquéllas que permiten la gestión, de la forma más eficaz posible, de los espacios publicitarios que, en su caso, el editor haya incluido en una página web, aplicación o plataforma desde la que presta el servicio solicitado. Estas cookies almacenan información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad en función del mismo.

Cookies de terceros: La Web de Obes.es puede utilizar servicios de terceros que, por cuenta de Obes.es, recopilaran información con fines estadísticos, de uso del Site por parte del usuario y para la prestacion de otros servicios relacionados con la actividad del Website y otros servicios de Internet.

En particular, este sitio Web utiliza Google Analytics, un servicio analítico de web prestado por Google, Inc. con domicilio en los Estados Unidos con sede central en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, California 94043.  Para la prestación de estos servicios, estos utilizan cookies que recopilan la información, incluida la dirección IP del usuario, que será transmitida, tratada y almacenada por Google en los términos fijados en la Web Google.com. Incluyendo la posible transmisión de dicha información a terceros por razones de exigencia legal o cuando dichos terceros procesen la información por cuenta de Google.

El Usuario acepta expresamente, por la utilización de este Site, el tratamiento de la información recabada en la forma y con los fines anteriormente mencionados. Y asimismo reconoce conocer la posibilidad de rechazar el tratamiento de tales datos o información rechazando el uso de Cookies mediante la selección de la configuración apropiada a tal fin en su navegador. Si bien esta opción de bloqueo de Cookies en su navegador puede no permitirle el uso pleno de todas las funcionalidades del Website.

Puede usted permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su ordenador:

Si tiene dudas sobre esta política de cookies, puede contactar con Obes.es en el correo

Antes yo tenía otro catálogo de forma cuadrada, negro, elegante y dentro, el que era mi representante, no decía más que tonterías llenas de citas y citas, un galimatías solo apto para intelectuales, es decir, para esos que van por la vida creyéndose superiores a todos, con mentes tan transcendentales como la del Dalai Lama, filósofos solo copiando a filósofos, poetas solo copiando a poetas, y citas y más citas, sin un solo pensamiento transcendental que fuese suyo, sin un solo sentimiento propio, sin una sola idea propia, pero, eso sí, mirando por encima del hombro a todos los humanos que caminamos por este mundo y que al parecer somos tontos del culo ante tanta “originalidad”. ¿Y un pintor de estos?, eso ya es inaguantable, para él es más importante pintar con la lengua que con un pincel; como si a alguien le importase si Velázquez era republicano o monárquico.

Leer más: Historia de una portada

0
0
0
s2sdefault

El arte incorrecto

Tengo que hacer una serie de aclaraciones antes de meterme a fondo con este artículo.

Lo titulo “El arte incorrecto” porque sé que mi opinión va a llevar a los “entendidos” a decir que no tengo ni idea sobre lo que es el arte, pero no me importa, soy un insolente por naturaleza y asumiré esas críticas con una amplia sonrisa porque las espero, pero les advierto que me importa tres pepinos. Si decir lo que uno piensa es políticamente incorrecto, decir lo implantado como correcto, solo es ser un loro que repite hasta lo que no entiende y yo aún no me veo las alas. Al final yo soy un tipo muy particular y quiero seguir siendo así, porque si seguir los cánones establecidos por cuatro es ser un artista, yo me quedo en ser un salvaje, un cavernícola que hace dibujitos en las paredes de la caverna.

Leer más: El arte incorrecto

0
0
0
s2sdefault

Gonzalo, el vulgar

“Anonadado y estupefacto” me quedo cuando algunos me consideran un genio. Pero vamos a ver, ¡ si soy el más vulgar de este mundo!. Dejemos la nube y pisemos el suelo.

Soy un tipo que me relaciono con cualquiera, hablo y escucho a todo el mundo, pero hay algo que siempre me ha dejado perplejo, que el vulgar soy yo y los genios todos los demás. Es decir, que yo, una persona hasta a la que han encerrado en la cárcel, perseguido,… no por delinquir, sino por pensar diferente, después de todo resulta que soy el menos especial que haya parido madre, y es que al final nada de eso tiene importancia y nada tiene que ver con marcar diferencias. En definitiva, según la mayoría, la genialidad parte desde los grupos bien adiestrados y bien parecidos, lo de “parecidos” no lo digo por el aspecto físico.

Leer más: Gonzalo, el vulgar

0
0
0
s2sdefault

Escrito por Patricia Fernández Giménez.

Si existe algo verdaderamente enriquecedor, distinto y divertido es conocer a Gonzalo Obes. Con él no debes andarte con clichés ni juicios preestablecidos, porque con total seguridad, nunca habrás conocido a alguien ni remotamente semejante a él. Mi consejo para tratarle sería abrir tu mente, echarle humor y dejarte llevar, el resto ya lo pone él.

Marcado profundamente por una feliz infancia, primer hijo y nieto, rodeado de amor por parte de padres y abuelos, con vivencias propias de un alto de montaña orensano y con todo lo que ello conlleva. Su primer y casi único maestro Manuel, su abuelo materno, del que aprendió ante todo el poder de la humildad y del que heredó carácter, fortaleza, sabiduría y sus primeras vivencias que le marcarían de por vida; Nunca en su infancia fue consciente de la forma de vivir humilde típica de la época y del lugar donde fue a nacer; la unión de su familia y el trabajo sin descanso mitigaron esta percepción; aun no teniendo apenas nada, como era lo normal es esa época, el cariño y la protección eclipsó esta escasez, consiguiendo tener una infancia feliz.

Leer más: Entre el cielo y el suelo

0
0
0
s2sdefault

Preguntarle desde la distancia es imposible. Gonzalo parece ser omnipresente en las vidas de las personas que hemos tenido el placer de conocerle personalmente y es que se trata de un creativo con mayúsculas, un hombre que encarna a la perfección la idea o la utopía, según se mire, de que lo sencillo hace grande al ser humano. Él, que puede parecer frío y directo en ocasiones, esconde tras de sí un alma libre y una visión futurista plasmada en sus pinturas, un romántico amante del bienestar tras sus retratos y un viajero anhelante en sus fotografías.

Leer más: Una entrevista en el 2007

0
0
0
s2sdefault

(IN)diferencia

MALDITA INDIFERENCIA

Siempre estuve obsesionado con la indiferencia del ser humano. A pesar de que muchos escritores, ensayistas, poetas, psicólogos hablan grandilocuentemente de las bondades del ser humano, al final, quizás por nuestro espíritu de supervivencia, solo somos sensibles de verdad por los sentimientos y la situación de nuestro clan, y a veces ni eso, solo quedamos nosotros mismos enfrentados sin pudor a nuestra indolencia e inevitablemente a nuestra propia soledad, quizás una soledad, un comportamiento impuesto por intereses ocultos inculcados desde la cuna.

Enciendes la televisión y “se te rompe el corazón” con las noticias,… largas filas de personas en el paro, manifestaciones y protestas violentas o no, personas llorando amargamente por un desahucio, hambruna en cualquier país del mundo, catástrofes naturales con muertos, heridos y gente desesperada, crispada,… pero todo esto lo olvidas de inmediato cuando cambias de canal o tu mujer te trae un aperitivo. Sales a la calle, y cuando vas a entrar al supermercado, encuentras a personas pidiendo limosna, te apiadas de ellas, miras para otro sitio y piensas para disculparte a ti mismo: “todos estamos en crisis”, pero cuando entras a comprar, adquieres una buena botella de whisky para compartir con tus amigos el fin de semana, te olvidas automáticamente del desafortunado de la puerta.

Al final, nadie te importa y a nadie le importas tú. Nuestra bondad, nuestros nobles sentimientos, nuestra humanidad, comienza y termina en un basurero llamado indiferencia.

0
0
0
s2sdefault